La función principal del seguro es proporcionar una cobertura adecuada contra un riesgo determinado. Sin embargo, son tantos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de contratar una póliza que uno puede encontrarse voluntaria o involuntariamente infraseguro. Pero, ¿Qué es el infraseguro? No dejes de leer, porque vamos a despejar las dudas que tengas al respecto.

Como entender el infraseguro 

El infraseguro nos da la certeza de contar con una compañía de seguros que está obligada a cumplir con la cobertura pactada en caso de siniestro. Por ello, a la hora de firmar una póliza de seguro para un bien como la vivienda, es muy importante tener en cuenta las características de la vivienda a asegurar y los riesgos a cubrir, y fijar una suma asegurada.

Esta suma asegurada, que se acuerda con la aseguradora y se incluye en el contrato de seguro de hogar, es muy importante. Si esta suma es inferior al valor real de lo que se asegura, como el contenido de una casa, existe un infraseguro.

Definición de infraseguro

Según la RAE, la definición de infraseguro es la siguiente:

En un contrato de seguro, situación en la que la suma asegurada es inferior al valor real de lo asegurado.

En este caso, la cobertura proporcionada por el contrato no cubre los bienes que el asegurado quiere proteger: estos bienes están asegurados por menos de su valor real. Esto tiene dos consecuencias importantes:

El precio de la prima es más bajo de lo que debería, aunque este ahorro no se compensa, como veremos.

La indemnización en caso de siniestro también será menor.

Si no se ha contratado un seguro inicial, el infraseguro en caso de siniestro puede resultar muy caro para el asegurado. Si las aseguradoras detectan la diferencia entre el valor declarado en la póliza y los daños causados, pueden aplicar la llamada regla de la proporcionalidad, lo que puede suponer una desagradable sorpresa para el desprevenido asegurado.

El problema del infraseguro en el seguro de hogar

Aunque el infraseguro puede darse en muchos tipos de contratos, es un problema común en los seguros de hogar. Un reciente estudio de Mapfre ha demostrado que más del 60% de los hogares españoles están infrasegurados.  Según estas estimaciones, unos 10 millones de hogares españoles están insuficientemente protegidos.

Además, el estudio señalaba que muchos hogares indican en la póliza un valor de los muebles o del inmueble inferior a su valor real para ahorrar en la prima del seguro. Pero lo cierto es que el infraseguro puede costar a una familia miles de euros en caso de siniestro.

¿Qué ocurre si se está infrasegurado?

Si, en caso de siniestro, el perito de la aseguradora comprueba que nuestra póliza no refleja el valor real de los bienes asegurados, se indemniza al asegurado en proporción a la suma asegurada.

En el caso del seguro de hogar, por ejemplo, la aseguradora ofrece una indemnización que depende de las cantidades con las que aseguramos los muebles y el edificio. Por eso es tan importante calcular correctamente el inventario de la casa y del edificio a la hora de contratar el seguro. Si te interesa este tema, aquí tienes algunos consejos para asegurar correctamente el contenido de una vivienda.

Si el contrato de seguro especifica un infraseguro, la aseguradora aplica la llamada regla de proporcionalidad para determinar el importe de la indemnización que la compañía debe cobrar al asegurado.

Cómo se calcula la indemnización: la regla de la proporcionalidad

En caso de infraseguro, la regla de proporcionalidad o de equidad propone una reducción proporcional de la indemnización para adecuarla al precio pagado por la cobertura de la póliza.

Esta reducción de la indemnización pretende compensar la diferencia entre la prima pagada y la que debería haberse pagado para asegurar una casa o un terreno que tiene un valor real superior al que figura en la póliza.

Fórmula del infraseguro, regla de la proporcionalidad

La fórmula del infraseguro según la regla de proporcionalidad para calcular la indemnización económica en esta situación es la siguiente

Es decir, la suma asegurada se multiplica por el valor del siniestro y el resultado se divide por el valor real de los bienes asegurados. Existe la idea errónea de que, en caso de siniestro, la compañía paga una cantidad máxima igual a la suma asegurada, lo que sólo ocurre en caso de pérdida total.

Un ejemplo puede ayudar a entender cómo funciona esto. Si hemos valorado una vivienda en 50.000 euros para asegurarla, cuando en realidad vale 100.000 euros, en caso de siniestro en el que suframos daños por 10.000 euros, la aseguradora aplicará la regla de la proporcionalidad para calcular la indemnización.

Tras multiplicar los 50.000 euros por el coste del daño (10.000 euros), el resultado se divide por el valor real del bien asegurado, es decir, por 100.000. De este modo, la aseguradora paga una indemnización de 5.000 euros, que es el 50% del coste del daño.

Consejos para evitar el infraseguro

La única manera de evitar el infraseguro es proporcionar a la aseguradora información detallada sobre el bien o activo que se va a proteger y valorar adecuadamente los bienes cubiertos por la póliza. También es importante actualizar esta información cuando sea necesario.

En el caso del seguro de hogar, es importante realizar una valoración adecuada del contenido. Para ello, puede ser útil, a la hora de contratar un seguro de hogar, hacer una lista de los artículos, electrodomésticos, ropa, joyas u otros objetos y bienes que se guardan en la vivienda. Así será más fácil evaluarlos y revisarlos año tras año cuando se renueve la póliza.

En cuanto al continente en el seguro de hogar, hay que tener en cuenta las características del inmueble, como la superficie construida, las partes comunes y no comunes, el número de habitaciones, el valor catastral del inmueble, su ubicación dentro o fuera de la ciudad…

Al igual que ocurre con los muebles, el inmueble puede revalorizarse cada año y el valor del edificio debe actualizarse en la póliza. Además, es importante informar a la aseguradora en caso de renovación o transformación, para que el valor del inmueble se actualice en la póliza.

Cláusulas para evitar el infraseguro

Por regla general, las aseguradoras incluyen en sus contratos de seguro cláusulas que pueden evitar que sus clientes cometan el error de infraseguro. Pueden ser cláusulas estándar o cláusulas opcionales. Por lo tanto, si quieres contratar un seguro, es aconsejable que lo compruebes y te asegures de que lo tienes.

Cláusula de importe mínimo del seguro

Es posible que tu compañía haya incluido una cláusula en la que se compromete a no aplicar la regla proporcional si se fija una cantidad mínima de seguro en la póliza.

Cláusula de margen de error 

Varía según la compañía y el producto de seguro. Esta cláusula de margen de error suele evitar el infraseguro cuando la diferencia de valor es del 10% o del 15%, aunque algunas compañías ofrecen la posibilidad de aumentar este porcentaje.

Cláusula de compensación de capitales

Esta cláusula permite compensar el capital asegurado entre el edificio y el mobiliario. Esto significa que si, por ejemplo, se produce un incendio con daños en los muebles y tenemos un capital asegurado por el continente y menor que el requerido para los muebles, la aseguradora nos reembolsará estos daños aplicando la regla de proporcionalidad y devolviendo la prima en exceso pagada por el continente.

Con toda esta información, ya puedes contratar la póliza de hogar que desees sin sorpresas. No obstante, si no estás seguro de qué es un infraseguro y cuáles son sus consecuencias, nuestra asesoría   de seguros de hogar online puede asesorarte y explicarte cómo evitar las consecuencias del infraseguro.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *